FREEMANTLE, WA

Salimos de Perth en tren, ya que no sabemos el horario de los barcos. El recorrido es de unos 40 minutos, en el camino no dejan de aparecer casas en ningún momento, pero no sabemos si los nombres de las paradas corresponden a barrios o a pueblos. Casi al final vamos paralelos al mar, es el Océano Indico y tiene un color azul oscuro precioso. Hay muchisimos aparcamientos al borde de la playa que no vemos en casi ningún sitio por el desnivel de las vías con respecto a el agua.
En los parking hay unos cuantos coches que suponemos serán de surfers ya que aunque no hace un frío horrible, unos 18 grados, tampoco apetece bañarse.
Al llegar a Freemantle, una marea se baja del tren, es Domingo, y parece ser una tradición local y turista acercarse aquí para curiosear por el mercado y dar una vuelta por el paseo marítimo y la calle principal.

Los cafés están ya abarrotados, sobre todo las terrazas, y no hay mas que seguir a la gente para ver los sitios destacados de la ciudad.
Primero visitamos el Market que tiene dos partes, una dedicada a todo tipo de cosas y la otra a comida. Aquí puedes probar desde Sushi a “comida autentica turca”, pasando por todas las especialidades locales. Se ven bastantes puestos de zumos y de comida vegetariana, lo verde vende aquí.

Las calles son pintorescas con un estilo antiguo pero bien conservado, todo esta cuidado para hacer de este pueblo un sitio a recomendar. Parece todo calculado, pero deja escapar también una personalidad propia, con unos cuantos pubs escondidos de la marabunta, y un cine con programación independiente para disfrute de los locales. Sorprende que este cine acompañe a otros dos multisalas en un pueblo tan pequeño, pero no me quejare de la abundancia de cines, nunca.
Cerca del Pier, hay un parque con un césped perfecto, que bordea las vías de un tren que no vimos pasar. Justo al otro lado encontramos una estatua homenaje a Mr. Bonn Scott, fallecido cantante que no nació en la ciudad, pero en la que si creció musicalmente, formando incluso una banda con un pequeño curriculum de éxitos, lo que vino después es otra historia, historia del Rock´n´Roll.

El puerto, esta bastante lleno de bares que incluso durante el invierno australiano tienen publico de sobra, en otras fechas esto debe dar miedo.
Tomamos un café en la calle principal, el mío, un Iced Twister, esta increible, vemos a la gente pasar y pasar. Esto es la gloria…..
Volvemos al puerto para probar, por obligación y sin hambre el mejor Fish & Chips de la ciudad, después de pedir pasamos el tiempo vigilando a las gaviotas

que aprovechan el mínimo descuido o que alguien deje la mesa para arramplar con los restos de comida, incluso peleando como bestias entre ellas. Es divertido ver a los camareros ir a toda pastilla con pulverizadores de agua para espantarlas.
Cuando llega la comida no nos emociona, quizás sea porque no hay hambre, pero creo que los he comido mejores.

Nos vamos de la ciudad-pueblo con buenas sensaciones, ha sido un Domingo tranquilo, sin nada especial pero muy agradable.
P.D. El equipo local de la AFL el Freemantle ha vapuleado a domicilio por 75 puntos a el West Coast Eagles de Subiaco, menuda paliza.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s