GOING SOUTH, S. Island

Salimos de Te Anau con dirección sur, las nubes cubren el cielo aunque en algún punto se ve un poco de azul. Mirando atentamente vemos que entre lo azul aparece un pico nevado y luego según vamos avanzando una cadena de montañas nevadas van apareciendo. 
Cuando llegamos a Manapouri, la visión de los montes ya es perfecta y su reflejo en el lago es increíble. No somos los únicos que disfrutamos de este momento de calma, una familia juega a lanzar piedras al lago haciendo la rana a la vez que descansan con la vista de las montañas sobresaliendo por encima de las nubes.
Manapouri es la puerta de entrada a Doubtful Sound, un fiordo bastante complicado y caro de acceder, ya que solo es posible mediante una excursión que cruza en barco primero el Lago Manapouri, después te lleva en un autobús cruzando una central hidroeléctrica hasta otro embarcadero y allí coges un segundo barquito que te lleva a visitar el Sound.
Aunque hemos leído que no desmerece con respecto a Milford, pasamos de largo para evitar la tentación de vaciar nuestros ya un poco vacios bolsillos. 
El camino hacia la costa sur de NZ, es bastante tranquilo, cruza valles verdes llenos de ganado y pequeños pueblos que intentan atraer tu atención con algún reclamo como el puente colgante de Clifden, de un diseño similar a el de San Francisco pero a pequeña escala, 
otros mediante murales en la calle principal del pueblo o como Tuatapere, reclamando para si mismo el titulo de capital de la salchicha de Nueva Zelanda !! 
Cuando alcanzamos la costa el paisaje vuelve a ser una combinación del negro de la orilla con el gris oscuro del mar al que ya nos estamos acostumbrando. Las olas golpean la costa con fuerza para recordarnos que estamos en invierno y aunque la zona es extremadamente popular entre los surfers del pais, ahora no apetece demasiado meterse en el agua. 
Cruzamos Invercargill casi sin bajarnos del coche, aunque no es una ciudad enorme tiene poco encanto, apenas unas cuantas calles comerciales medio vacías y el Southland Museum en el que si que entramos para ver a un lagarto de una especie llamada Tuatara que es un fósil viviente y no ha evolucionado en 220 millones de años, tienen bastantes ejemplares en diferentes salas y las crías aparte para que los adultos no las devoren. Estas pequeñajas se mueven bastante pero de los mayores como Henry que tiene mas de 120 años te tienes que fiar cuando te dicen que no son de plástico, ya que no se mueven en absoluto.
Después bajamos hacia la ciudad habitada mas al sur de NZ, se llama Bluff y presume en falso de ser el punto mas al sur de la isla, cosa que es mentira. ¿¿ Vendrá de aquí la expresión de que esto es un Bluff ?? Bueno, aun no siendo lo que pretende ser, la verdad es que el pueblo no esta mal, con un mirador interesante y un poste en el que marca las distancias con muchas ciudades del mundo.
Aunque ya es tarde decidimos continuar hacia los Catlins, sobre el papel uno de los mayores tesoros escondidos de Nueva Zelanda, veremos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s