SAINTS & BOWLS IN NEW ORLEANS, LOUISIANA

Cuando piensas en Fútbol Americano sin duda Texas viene a tu cabeza.

Todo el mundo sabe que en ese Estado el fútbol es una religión, y que cada vez que el equipo local juega la ciudad se detiene, o al menos eso es lo que tan bien nos contaron en Friday Night Lights.

Lo que no podía esperar es que en Louisiana sucediera algo parecido. Es cierto que durante el tiempo que estuvimos en la ciudad de New Orleans tres grandes eventos fueron organizados en el SuperDome, el estadio del equipo de la ciudad, los New Orleans Saints, pero es que lo de esta gente es pasión.

El primero de estos partidos se jugo el 1 de Enero. El equipo local se jugaba la clasificación para los play-offs y la ciudad entera estaba volcada con ellos: banderas en los coches, dependientes y camareros vestidos con el uniforme o al menos los colores del equipo y bares decorados para la ocasión. Hasta Boba Fett se preparo para apoyar a los Saints.

No teníamos entrada pero por si acaso nos acercamos a los alrededores del estadio intentando conseguir algo en la reventa. No hubo suerte con las entradas pero al menos descubrimos que justo a las puertas hay una plaza llamada Champions Square donde retransmiten el partido en unas pantallas gigantes y donde se juntan cientos de personas para verlo en compañía escuchando de fondo las celebraciones del interior. Si por las calles la gente vestía los colores del equipo, aquí era exagerado, especialmente curioso era lo de los niños, ya con meses estaban listos para animar.

También pudimos ver esa extraña costumbre de juntarse a ver el partido en los parkings que rodean el estadio donde con la ayuda de una tele con antena parabólica, un potente equipo de sonido, unos cuantos sillones y una barbacoa montan una fiesta para ver jugar y en este partido disfrutar de la victoria de su equipo. Enorme.

El siguiente Acontecimiento en mayúsculas de la ciudad es la celebración de la Allstate SugarBowl, los Bowls son llamados así por la forma de tazón de las copas que se llevan los ganadores.
Los partidos se celebran entre equipos universitarios y hay mas de 30 Bowls distintas jugandose cada año a lo largo y ancho de los EEUU.

Se juegan a un único partido y tanto la asistencia de publico en vivo como  la audiencia televisiva  llegan a igualar o incluso superar la de cualquier partido de la liga profesional a excepción de la Superbowl.

Este año la SugarBowl la jugaban los equipos de Michigan State University que derrotaron a Virginia Tech University en el Overtime.

Me resulto muy curioso el proceso de selección de los equipos. El factor mas importante para recibir una incitación no es la posición alcanzada en la liga, ni tener en tu equipo una futura estrella de la NFL, aunque supongo que todo influye, el punto que mas ayuda a un equipo a estar en este partido es el numero de aficionados que se desplazan a apoyar a su equipo.
Este partido es una gran oportunidad para la ciudad, por los ingresos que implica, por la ocupación de hoteles y por la difusión a través de los diferentes canales de televisión que cubren el evento, que ayudan a hacer una perfecta campaña turística para la ciudad, así que no nos engañemos, invitar a un equipo muy bueno pero sin apenas seguidores dispuestos a volar hasta New Orleans no tiene sentido. Todo es sobre el dinero, y de dinero y de negocios nuestros amigos los Yankees saben un rato.

La parafernalia para el partido es enorme, en cientos de tiendas se puede encontrar merchandising, antes del partido con los participantes y horas después con el ganador impreso en letras bien grandes. No pierden una oportunidad.

En los días previos también organizan diferentes actividades para que los visitantes estén entretenidos, pasen mas días en la ciudad y así dejen aquí sus dolares.
En esta ocasión habilitaron un espacio gigante en el que podías practicar patadas hacia los postes de gol, diferentes juegos para ganar premios donados por los patrocinadores y presenciar las exhibiciones de las bandas y las animadoras de los dos equipos.
En este mismo lugar se celebraron dos conciertos, uno de Trombone Shorty y otro de Kelly Clarkson, los dos totalmente gratuitos.

El ultimo partido nos cogió ya fuera de la ciudad, pero tanto antes como después pudimos ver que el esquema se repetía, además en este segundo partido se jugaba el BCS National Chanpionship, una final entre los dos mejores equipos de la división, en este caso Louisiana State University que jugaba en casa contra Alabama Crimsom Tide su mayor rival y casi vecino.
En toda la temporada Alabama solo había perdido un partido, contra Louisiana, y estos habían ganado todos los partidos de la liga regular.
El partido que todos llamaban “del siglo” resulto ser un encuentro bastante mediocre en el que los de  Alabama dejaron a cero a los locales, consiguiendo ellos 21 puntos.

Un final agridulce para una temporada casi perfecta, pero como dice Billy Beane en Moneyball, solo importa el ultimo partido, y ese, lo perdieron.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s