VIAJE A ISLANDIA (2005)

Por la configuración de su carretera principal y por la escasa oferta de alojamiento, Islandia no fue un país que se prestase demasiado a la improvisación, pero intentaré recordar todos los desvíos que tomamos para dar algún apunte “personal” . ¡Nos vamos de viaje!

EXZgTsAX0Asi8J9

Reykjávik, donde iniciamos el viaje, es una ciudad bastante pequeña pero muy agradable para pasear. Coincidimos durante nuestra visita con el Día de la Independencia, un festivo muy importante con un montón de eventos en los que se vuelcan todos los habitantes del país.

EXZiuIWWsAAsL0w

EXZiuIVWkAA_Ru1

EXZiuIPXkAABAFw

EXZiuIQXQAES1JG

Desde la capital es imprescindible hacer el Golden Circle Tour. Aunque está muy explotado y siempre hay mucho turismo, la visita a los puntos de interés más conocidos del país merecen mucho la pena: el perfecto cráter volcánico de Kerið, los géiseres Strokkur y Geysir, Þingvellir, sede de uno de los parlamentos más antiguos del mundo y punto muy cercano a los cañones que señalan el punto de encuentro entre las placas tectónicas europea y americana, la enorme Central Geotérmica de Nesjavellir y la impresionante catarata de Gulfoss.

EXZlC8MWoAAN_tK

 

 

EXZk5dhXQAA8sl-

EXZk7yIXsAE-x81

Tras dejar atras Reykjávik nos dirigimos al norte hacia el Parque Nacional Snæfellsjökul con la intención de localizar el camino hacia el centro de la tierra. Aunque disfrutamos con la búsqueda no tuvimos tanta suerte como Julio Verne y no fuimos capaz de encontrar la entrada 😉

EXZmdBUXsAA66sI

EXZmdBVWkAADO0R

EXZmdBVXkAEhjv6

EXZmdBWWkAEehfX

Decidimos abandonar la peninsula de Snæfells en ferry para así asomarnos a los fiordos del noroeste de la isla. Gran parte del pasaje (estudiantes en viaje de fin de curso) desembarcó a mitad de camino en Flatey, una idílica/inquietante pequeña isla en mitad de la nada.

Tras desembarcar en Brjánslækur nos dimos cuenta de que estabamos en un lío. No habiamos llenado el deposito y estábamos en una zona en la que 100 kms se convertían en 200 por tener que bordear cada fiordo del camino. Y todo por una pista por la que no circulaba NADIE…

EXZn-TNWoAAIK0m

EXZqj7YWAAAYPn1

EXZoF9IXQAEcA1n

Ni pueblos, ni casas, ni coches… Afortunadamente, cuando estábamos al borde de la crisis apareció una carretera asfaltada con una estación de servicio/bar/guesthouse/tienda que nos salvó recibiéndonos al ritmo de ¡Las Ketchup!  “It’s Karaoke Night” fue la explicación.

EXZqvkLWAAI2sER

EXZqxT0XYAATQ48

Tras el paseo por los fiordos continuamos hacia el Este parando en Borgarvirki, un promontorio donde se situaba una antigua fortaleza, y en Goðafoss, unas espectaculares cataratas. Donde no nos detuvimos fue en Akureyri, que nos decepcionó por no ser lo que esperábamos.EXZqPGBWAAEWl96

EXZqRFkX0AAdgB_

 

EXZqRFlWkAAerCt

EXZqTM-WkAAm-r7

Así que decidimos continuar hasta Husavik donde comprobamos que los planes no siempre salen bien…

EXZqb2JWAAAnfvH

Nunca dejamos escapar la oportunidad de salir en busca de ballenas y Husavik es el lugar perfecto para hacerlo en Islandia, así que según llegamos nos apuntamos a una excursión que se saldó con buenas vistas pero cero ballenas, mucha lluvia y 10.000 olas gigantes. El horror.

 

Dejamos Husavik para adentrarnos en el Jökulsárgljúfur/Vatnajökull National Park que se compone por dos zonas: una con ríos y cataratas como Selfoss y Dettifoss, y otra que parecía un cruce entre Marte y el infierno con fumarolas escupiendo humo continuamente.

Hicimos base en Myvatn para organizarla visita a la zona volcánica de Askja. Para llegar hay que cruzar varios ríos así que la única manera de hacerlo es con un coche preparado, lo que nos obligó a contratar una excursión que compartimos con una pareja de alemanes.

Lo primera caminata, bajo una importante nevada, fue a Drekagil, el cañón de los dragones. Acabamos agotados, pero afortunadamente antes de continuar el camino pudimos descansar y calentarnos en un cuidado refugio donde nos esperaba un Ranger.

 

Al ser los primeros en visitar la zona ese año, el Ranger decidió acompañarnos para ir señalizando la ruta con unos marcadores rojos de manera que los siguientes que lo intentaran lo tuvieran más fácil.

EXesJMmXYAAFqr2

EXesJMuXsAA0pY9

EXesJM6XYAAKMjI

EXesJMnWkAEqQu2

De las tres calderas que conforman el volcán Askja, nos acercamos solo a Viti, que al estar inundada se ha convertido en una piscina natural donde pude bañarme entre la nieve con el agua a unos maravillosos 28 grados. Y no, no hace falta llevar bañador, nadie lo usa en Viti.

Completamos el día aprovechando nuestro super todo terreno para llegar a sitios que por nuestra cuenta no hubiera sido posible. Entre ellos un curioso árbol genealógico pintado sobre un muro de roca en mitad de la nada.

Antes de dejar el lago Myvatn decidimos dar un vuelta por la zona y nos gustó mucho a pesar de las pegas: por un lado el día anterior la lluvia había hecho que todo se cubriera de barro complicando el acceso a según que zonas, por otro los mosquitos que nos acribillaron.

Al entretenernos en el centro más tiempo de lo previsto, pasamos por el Este de Islandia casi de puntillas, y aunque no vimos nada que nos llamara demasiado la atención, estamos seguros de que merece más tiempo

 

Nuestras visitas al sur de la isla comenzaron en Vatnajökull National Park. Ya habíamos visitado Askja, al norte del parque, y ahora tocaba el glaciar situado al sur. Para acercarnos lo más posible probamos una excursión en moto de nieve que resultó bastante espectacular…

También visitamos el famoso lago glaciar Jökulsárlón, que nos gustó. Eso sí, nos quedamos un poco con las ganas, ya que el barquito que nos llevó de paseo no se acercó a los icebergs más grandes.

Uno de los mayores atractivos del sur de Islandia son sus cataratas. De hecho parece que la ring road esté pensada para pasar cerca de muchas de ellas. Algunas de las más populares son Kvernufoss, Svartifoss, Foss á Síðu y Skógafoss.

EXujFAJXsAA04ds

EXujFAJWoAU1miL

EXujFARX0AAIVs5

EXujFAQXsAAZNbQ

Otra visita imprescindible en la zona es Landmannalaugar, donde se puede hacer un estupendo hike para disfrutar de las montañas coloreadas… de las que no tenemos ninguna foto porque nos dejamos la cámara en el coche. Robo algunas de internet y listo 🙂

Uno de los grandes problemas de visitar Islandia es su impredecible clima. Tras unos días fríos pero con cielos despejados, el tiempo cambió de repente y la lluvia torrencial frustró nuestra visita a las Vestman Islands sobre las que habíamos leído maravillas. Otra vez será.

EXujLDdWAAAUxeH

Para quitarnos el disgusto decidimos adoptar la costumbre local más famosa: ponerse a remojo. Elegimos el Blue Lagoon, un espectacular complejo geotermal de piscinas. En la zona también pudimos ver unos cuantos adorables caballos islandeses.

 

Espero que hayáis disfrutado del viaje que acabó con esta espectacular vista desde el avión. En aquel exacto momento nos despedimos de Islandia prometiendo que algún día volveríamos para saldar la deuda con todos los planes frustrados. Ojalá pronto tengamos la oportunidad.

EXujUcgXgAAa7uD

 

 

 

 

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s